domingo, 23 de octubre de 2011

Virgen de los Dolores del Señor de la Caridad

La devoción que siente Córdoba por la Virgen de los Dolores es algo que supera cualquier entendimiento. Las filas de devotos que esperan pacientemente para mostrar sus respetos a la Señora de Córdoba cada Viernes de Dolores dan buena fe de ello, pudiendo alargarse hasta bien entrada la noche e incluso parte de la madrugada.

Y lo cierto es que Los Dolores de María, aquellos siete puñales con que representamos el martirio espiritual de Nuestra Señora, son la base de nuestro amor por la Madre de Jesús. En ellos se sustentan nuestra fe y entendimiento de por qué Ella fue la elegida.

Por ello, no debe resultarnos extraño que en Córdoba, devotos como somos de estos sufrimientos de María, la invocáramos como Dolores incluso cuando no tuviera esta advocación. Y como muestra de ello, esta antigua estampa de la Dolorosa del Misterio que conforma junto al Señor de la Caridad de San Francisco, donde se puede leer "Virgen de los Dolores del Señor de la Caridad".

Estampita de la Dolorosa del Señor de la Caridad de Córdoba

Al contemplar el rostro de esta bellísima imagen, nos viene a la mente el título de aquella marcha que decía "Tus Dolores son mis penas".

4 comentarios:

  1. Camino Real de capirotes rojo sangre que anuncian la Caridad de Dios y el Dolor de María. Magnífica cofradía de Cruz de Guía a último clavel, hasta ahí.

    ResponderEliminar
  2. Para mí es un descubrimiento, no había visto nunca que en otra época, alguien se hubiese atrevido a ponerle advocación a esta magnifica Dolorosa que va a los pies del Señor de la Caridad.

    ResponderEliminar
  3. Fernando, uno de los objetivos de este blog es precisamente divulgar lo que Córdoba se empeña en olvidar.

    Gracias por tu comentario, pues nos da una pista de qué cosas estaban realmente olvidadas y cuales no.

    Gracias a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Enrique Garrido25 oct. 2011 1:32:00

    Buenas noches amigos. Querido Fernando, no hace tantos años hubo otra intentona de poner advocación a la bella dolorosa de San Francisco. Si mal no recuerdo, se quiso nombrar como Nuestra Señora de la Consolación. El que se vea aquí como "de los Dolores" no resulta extraño del todo, pues antaño todas las dolorosas, podían ser advocada como "Virgen de los Dolores".

    Aunque como diría el otro, a esta soberbia Virgen , por no hacerle falta, no le hace falta ni nombre. ELLA lo llena todo por sí misma.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...