lunes, 1 de octubre de 2012

Nuestra Señora del Socorro Coronada


Finalizó el mes de septiembre, y Córdoba, cumpliéndose las amenazas, se vio huérfana de disfrutar por sus calles de la presencia de Nuestra Señora del Socorro Coronada. 

Nuestra Señora del Socorro Coronada, en el interior del Mercado Central



El último domingo de septiembre quedó mudo en el barrio de San Pedro. Los trabajadores del Mercado Central y los Informadores Técnicos Sanitarios de Córdoba no pudieron ver a su Patrona recorrer la Corredera, y Córdoba entera lloró por la ausencia de su Alcaldesa Perpetua desde 1934.

Dicen que las deudas impidieron su salida. Aquella que sobrevivió a la amenaza francesa, a una guerra civil y a su consiguiente posguerra, sucumbió ante la mayor de las torpezas: nuestra indolencia.

Nuestra Señora del Socorro Coronada, de Luto. Foto: La Mirada Cofrade
Nuestra Señora del Socorro Coronada no requiere de fuegos artificiales; es más, casi le sobrarían para limpiar la Corredera de curiosos pirotécnicos. Tampoco requiere de una banda que la acompañe y que con su música, le impida escuchar las plegarias de sus vecinos. 

La Virgen del Socorro no requiere de un templete de oro que le cubra de la lluvia incesante de lágrimas y suspiros de quienes reciben, por una vez al año, la visita de quien a su vez es visitada cada sábado de mercadillo. 

A la vecina más antigua del barrio de La Corredera no le hace falta unas andas portadas por costaleros uniformados con la camiseta de la hermandad, ni hermanos mayores con vara de mando al frente, ni políticos que la acompañen sólo durante los cuatro años de su mandato.

Y es que por no necesitar, Nuestra Señora del Socorro Coronada no necesita ni corona de coronada, pues es en el corazón donde debe residir este título, nunca en el perpetuo recuerdo de la deuda de su cuenta bancaria. A Ella sólo le hace falta una cosa para terminar septiembre como siempre: sólo le hacen falta unas pequeñas andas. ¿O es que todos nosotros no querríamos llevarla?

Y para completar esta deuda coronada, así como alguna otra de cubiertas carcomidas y casi derrumbadas, los que fueron elegidos para velar por su interés no atendieron a los fieles que insistentemente intentaron "comprar" partes de aquellas vigas de madera que, donde ahora estarán... ¡Vaya usted a saber! 

Se jactaron en entrevistas de proclamar que entregarían trozos de estas vigas a cambio de donativos, y tras múltiples llamadas e intentos, créanme que yo aún no podido conseguir entregar el mío. Y como yo, devotos de Cádiz o Ciudad Real, tal y como la propia Junta manifestó en Andalucía Directo de Canal Sur.

Y es que si Nuestra Señora del Socorro no necesita de coronas, bandas, templetes y otras superfluidades, tampoco necesita de los que, aún cuando ostentaban vara cada final de septiembre, no la miman. 

¡¡VIVA NUESTRA SEÑORA DEL SOCORRO CORONADA!!

3 comentarios:

  1. Es triste, pero al perder a la Virgen del Socorro recorriendo las calles de San Pedro, todos hemos perdido algo nuestro.
    Este Septiembre no ha terminado como debiera. Quizás los cordobeses en nuestra indolencia no hayamos hecho nada por impedirlo, lo cual no habla nada bien de nosotros.

    Esperemos que sepamos rectificar y poder verla entre su gente el próximo año. Y no importará nada que haya o no haya cohetes ni fuegos. Eso puede quedar para la Feria.

    Hemos perdido la esencia por el artificio.

    Triste, muy triste.
    PPV

    ResponderEliminar
  2. Con qué gran frase, qué acertada y qué bien define los tiempos de hoy día en nuestras Cofradías ha concluido usted su comentario. La anoto. "Hemos perdido la esencia por el artificio".

    PD: Y eso hasta en la vida cotidiana en esta des-humanización global en la que estamos.
    Saludos hermans.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sublime la respuesta de nuestro hermano PPV

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...